Confirman que es seguro consumir yerba mate durante la lactancia materna

Existen diversos mitos sobre las ventajas y contraindicaciones de tomar mate cocido o cebado durante la lactancia. Un equipo de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNC demostró que los riesgos no son reales. Por el contrario, el trabajo aporta evidencia científica sobre los beneficios de incorporar esas infusiones en la dieta cotidiana, ya que aporta polifenoles y antioxidantes que mejoran la calidad de la leche materna. [26.10.2022]

Por Soledad Huespe
Redacción UNCiencia
Prosecretaría de Comunicación Institucional – UNC
soledad.huespe@unc.edu.ar

El consumo de infusiones de yerba mate (Ilex paraguariensis) –ya sea en forma de mate cebado o como mate cocido– suele estar condicionado, en ocasiones, por mitos y supuestos sobre sus potenciales beneficios o riesgos para la salud humana.

En algunos casos, estas presunciones carecen de soporte científico. Es lo que ocurre, por ejemplo, con la lactancia materna. Para salvar ese vacío de información validada, un equipo del Instituto de Investigaciones en Ciencias de la Salud (Inicsa – UNC/Conicet) indagó cómo impacta el consumo de yerba mate tanto en el estado nutricional de la mujer durante el puerperio, como en la composición de su leche.

La elección de esa etapa no es casual. “Se trata de un momento muy particular de las mujeres, cuando se encuentran sujetas o interpeladas por mucha presión del ambiente laboral, social o sanitario. Muchas veces, el mate es un recurso para socializar, una costumbre”, explica Valentina Cortez, una de las autoras del estudio.

El trabajo, realizado entre 2013 y 2020, contó con la participación de 279 mujeres lactantes adultas de Córdoba (Argentina), que transitaban los primeros seis meses posparto. Cada una de ellas otorgó una muestra de 10 mililitros de leche, que fueron sometidos a un estudio bioquímico, a través del cual se analizaron numerosos biomarcadores.

Hallaron que tanto el mate cebado como el mate cocido aportaron una mediana de 382.21 mg/día de polifenoles, compuestos procedentes de los vegetales y reconocidos por sus propiedades promotoras de la salud: tiene efectos antioxidantes y neuroprotectores. En los casos indagados, más del 35% de la ingesta diaria de estos agentes fue provista por el mate.

“De los 18 polifenoles detectados –todos beneficiosos para la salud–, 15 fueron ácidos hidroxicinámicos –en su mayoría sustancias antioxidantes– y tres flavonoides, pigmentos procedentes de los vegetales y que protegen al organismo de agentes oxidantes, además de actuar como antiinflamatorios naturales”, apuntan desde el equipo.

“Respecto a los macronutrientes lácteos, las proteínas, la glucosa, los triglicéridos y el colesterol no fueron afectados por el consumo de mate. Del mismo modo, su ingesta no mostró inducción de estrés oxidativo en la leche humana”, completan.

Según el grupo de investigación, además de proveer ciertos nutrientes, el mate es una fuente importante de fitoquímicos. Más aún, un aporte diario de casi 500 mg de polifenoles sería suficiente para tener efectos sobre la salud por sí solo, independientemente de otros alimentos y bebidas dependientes de su acción individual y conjunta derivada de la sumatoria de bioactividades.

Los oxidantes, sin alteraciones

Un dato alentador a subrayar en este estudio es que ciertos agentes oxidantes (anión superóxido, los hidroperóxidos, los lipoperóxidos y los nitritos), cuya presencia ya fue establecida en la leche humana en diversas investigaciones previas, no sufrieron alteraciones debido a la ingesta de mate.

“Esto es relevante para la salud materno-infantil, dado que esos agentes oxidantes pueden dañar la glándula mamaria, los compuestos de la leche y también a la niña o niño recién nacido, en especial al prematuro, que es más susceptible a sufrir estrés oxidativo”, resalta Cortez.

Se reportaron, además, otros indicadores de seguridad del consumo del mate durante la lactancia derivados del tejido mamario.

“En este sentido, se estudiaron las enzimas lactato-deshidrogenasa, fosfatasa alcalina y gamma-glutamil-transpeptidasa. La ausencia de efectos sobre la primera como indicadora de daño mamario, junto con la falta de cambios nutricionales y oxidativos en la leche, apoyan la seguridad del consumo de mate. Respecto a la fosfatasa y a la interleucina, moléculas con roles metabólicos e inmunológicos, la ausencia de efectos permitiría desestimar un riesgo de inflamación”, continúa Agustín Miranda, integrante del equipo de investigación.

A partir de los resultados de la investigación, el grupo propone que la ingesta de infusiones de yerba mate –caracterizada por el alto consumo de mate cebado y condicionada por lo social y lo reproductivo– es una práctica alimentaria segura. No compromete la composición de la leche humana en sus aspectos nutricionales, defensivos y enzimáticos, y además resulta potencialmente útil como una fuente relevante de polifenoles bioactivos.

“Concluimos que consumir mate no se ve traducido en pérdida de nutrientes, o aumento de la oxidación de la leche, ni alteraciones del tipo inflamatorias o enzimáticas. Tampoco hubo cambios significativos en el peso materno”, cierran.

Qué son los polifenoles
Son compuestos que provienen de los vegetales, contienen distintas propiedades que, al ser consumidos, se traducen en efectos antioxidantes y neuroprotectores. “Los polifenoles son una familia de moléculas enorme, algunos estudios describen hasta 20 mil compuestos diferentes y de acuerdo a su naturaleza clínica se clasifican en ácidos fenólicos, flavonoides, entre otros”, explica Elio A. Soria, director de la investigación.
Bioindicadores bajo la lupa

Según detalla Ana Veronica Scotta, primera autora del estudio, el análisis de la leche materna estuvo enfocado en una serie de biomarcadores:

  • Nutrientes (proteínas, triglicéridos, colesterol y glucosa). Son los componentes esenciales para el normal crecimiento y desarrollo infantil.
  • Oxidantes (lipoperóxidos, hidroperóxidos, anión superóxido y nitritos). Moléculas marcadoras de estrés oxidativo y capaces de dañar tanto al organismo materno como al infantil.
  • Enzimas. Participan en el metabolismo de aminoácidos y en la recuperación celular por estrés oxidativo.
  • Fosfatasa alcalina. Tiene actividad antiinflamatoria y sobre el metabolismo mineral y la composición láctea.
  • Interleucina. Indicadora de inflamación
Un equipo multidisciplinario

Médicas y médicos, fonoaudiólogas, nutricionistas y biólogas conforman este grupo radicado en el Instituto de Investigaciones en Ciencias de la Salud (Inicsa), dependiente de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Córdoba y del Conicet.

Integrantes | Ana Veronica Scotta, Mariela Valentina Cortez, Luciana Orosz, Agustín Ramiro Miranda y Elio Andrés Soria.

La publicación
La yerba mate como fuente segura de polifenoles durante la lactancia humana. La investigación fue publicada en español en la Revista Médica del Instituto Mexicano del Seguro Social (mayo de 2022), por el impacto que la temática tiene para países del cono sur.