Los dientes y prótesis bucales en mal estado potencian el riesgo de cáncer en pacientes que fuman y toman alcohol

Así lo determinó una investigación de la Facultad de Odontología de la UNC que analizó datos recabados durante una década. La conclusión cubre un vacío en la bibliografía en este campo de la salud y por ello la demostración empírica aportada por el equipo de la cátedra de Estomatología adquiere una relevancia inusitada. Hasta el presente se sabía que la ingesta de alcohol y tabaco favorecían el desarrollo de cáncer bucal, pero nunca se había probado que la irritación mecánica crónica potenciara la acción de esos factores a tal punto que, en determinados casos, el riesgo se duplica. Para colaborar en el estudio, al grupo científico local se sumó el director del Departamento de Cáncer Bucal de la Organización Mundial de la Salud. La Facultad de Odontología de la UNC ofrece consultas y diagnósticos gratuitos. [18.08.2022]

Por Soledad Huespe
Redacción UNCiencia
Prosecretaría de Comunicación Institucional – UNC
soledad.huespe@unc.edu.ar

La irritación mecánica crónica o trauma, provocados por prótesis mal colocadas, desajustadas o dientes en mal estado –que van raspando o lastimando la boca durante meses o años– está significativamente asociada al cáncer oral. Y el riesgo es mayor cuando la persona consume tabaco o alcohol, incluso en cantidades moderadas.

Ese fue el hallazgo que un equipo de investigación de la cátedra de Estomatología de la Facultad de Odontología de la UNC acaba de publicar recientemente, en colaboración con profesionales del Hospital Alemán de Buenos Aires, el Instituto Nacional de Estudios de Cáncer de Taiwán y la Facultad de Odontología del King´s College de Londres.

El cáncer bucal está entre los 20 más frecuentes a nivel mundial, siendo el carcinoma de células escamosas el más común. La ventaja respecto a otras patologías de orden oncológico, es que esta variante puede ser diagnosticada a simple vista. Por eso los controles odontológicos periódicos son tan importantes. De hecho, la Facultad de Odontología ofrece la posibilidad de realizar consultas gratuitas a toda persona interesada (ver Cómo sacar turno…).

Para este campo de la salud, el descubrimiento realizado por el grupo científico de la UNC contribuye al estudio de las causas de la enfermedad desde una perspectiva original, porque aportó evidencia empírica en un tema sobre el que no existía bibliografía científica suficiente.

Hasta el presente se sabía que la ingesta de alcohol y el tabaco favorecían el desarrollo de cáncer bucal. Pero nunca se había demostrado que la irritación mecánica crónica potenciara la acción de esos factores, con lo cual, en determinados casos, el riesgo se duplica.

Para esta investigación, los datos fueron recabados entre 2009 y 2019. La muestra estuvo conformada por dos grupos de 106 casos cada uno: el primero compuesto por pacientes con cáncer bucal, y el segundo por personas sanas (grupo de control).

En todos los casos, se trató de mayores de 18 años –con una edad media de 63 años–, identificados como varón o mujer, que se atendieron en la Facultad de Odontología de la UNC o en el Servicio de Medicina Oral del Hospital Alemán de Buenos Aires.

El consumo de tabaco fue reportado en un 44.3% de pacientes con cáncer y en el 48,1% del grupo control. El de alcohol, en tanto, en el 50% de los casos que se encuentran en el primer grupo y en el 34% de los que se ubican en el segundo.

En el conjunto de personas con diagnóstico oncológico, el 73,6% mostró evidencia de irritación mecánica crónica. Las dentaduras postizas mal ajustadas y los dientes rotos que raspan la lengua son los traumas más comunes. En el grupo control, mientras tanto, solo el 32,1% presentó esta condición.

Imagen | Cómo se potencian los factores

Cómo se potencian los factores

La combinación de irritación mecánica crónica y alcohol incrementa un 53% el riesgo de desarrollo de la enfermedad.

“Nuestro estudio demostró que la irritación crónica está significativamente asociada con el cáncer oral. Los datos también mostraron que un mayor riesgo se correlaciona con la interacción no solo entre tabaco y alcohol, sino también entre esos dos factores y el trauma bucal”, revela Eduardo Piemonte, director del estudio.

“Esto significa que los factores hacen sinergia. No hace falta fumar en exceso para desarrollar cáncer bucal. Hacerlo moderadamente con un mal estado bucal ya habilita esa posibilidad. En contraposición, una buena salud oral podría disminuir el riesgo de contraer esa enfermedad”, asegura el investigador.

Un dato que llamó la atención del equipo de investigación fue que la irritación crónica también se desempeñó como un factor de riesgo, incluso en ausencia de tabaco y alcohol. Pero esto no significa que sea cancerígena por sí sola.

“Los seres humanos están expuestos a varios factores cancerígenos, algunos todavía no identificados. Y, en ese marco, la irritación mecánica crónica podría tener un papel en un modelo multifactorial, incluso en ausencia de ambas drogas”, aporta Laura Cecilia Werner, integrante del equipo y parte del Hospital Alemán de Buenos Aires.

“En otros países, el trauma o la irritación mecánica crónica, que nuestro equipo expone como agente causal muy importante, es negada. Somos de los pocos grupos de investigación del mundo que considera la irritación como un factor que puede potenciar el riesgo de cáncer y que ha logrado demostración empírica de ello”, concluye René Panico, titular de la Cátedra de Estomatología de la Facultad de Odontología.

Imagen | Una suma de factores

Una suma de factores

El equipo de investigación de la cátedra de Estomatología de la Facultad de Odontología tiene diferentes líneas de trabajo, todas vinculadas al cáncer bucal.

Años atrás, demostraron el efecto de acumulación de factores de riesgo en el desarrollo de cáncer bucal. “Habitualmente escuchamos que el consumo de tabaco y alcohol son causas del cáncer bucal, pero observábamos que solo la mitad de quienes atendíamos en el consultorio cumplían esa condición, entonces tuvimos que replantear el análisis de las causas”, apunta Piemonte.

La carcinogénesis es un proceso multicausal. Eso implica que la enfermedad se produce generalmente por un conjunto de causas “no suficientes” y “no necesarias”.

“No suficiente” significa que cualquier causa necesita de al menos otro factor para desencadenar una patología. Y “no necesaria” implica que la presencia de un motivo no siempre está asociada a la aparición de una determinada enfermedad. “El carcinoma de células escamosas bucales cumple estas reglas”, afirma Jerónimo Lazos, integrante del grupo.

“Observamos que solamente fumar no alcanzaba para desarrollar cáncer bucal. Entonces registramos cuántos factores detectamos en cada paciente y hallamos que en lugar de un motivo individual, se trataba de una acumulación de factores. Por ejemplo: si un o una paciente fuma, toma y además tiene edad avanzada, todo eso potencia el riesgo”, completa.

Otro factor de riesgo en determinadas regiones del centro y sureste de la provincia de Córdoba es el consumo de agua contaminada con arsénico, especialmente la que se obtiene de pozo en zonas rurales, porque ese contaminante se encuentra en la primera napa freática.

“Quienes la han bebido durante más de 10 años corren el riesgo de padecer cualquier tipo de cáncer, entre ellos el bucal”, señala Gerardo Gilligan, otro miembro del equipo.

Para arribar a esos resultados, el equipo llevó adelante un estudio entre 2009 y 2013, que abarcó a 53 pacientes con cáncer bucal y 100 pacientes sanos (casos de control). La investigación estuvo aprobada por el Consejo de Evaluación Ética de la Investigación en Salud, dependiente del Ministerio de Salud de la Provincia de Córdoba.

Los factores analizados fueron el consumo de alcohol, el de tabaco, el de agua con arsénico por más de diez años, las lesiones crónicas bucales, las infecciones con HPV, los antecedentes familiares de cáncer y la dietas desequilibradas con alto porcentaje de carnes rojas.

Consideraron fumador o fumadora a quien lo hizo ocasional o regularmente por más de un año, con un promedio de un cigarrillo diario. Y se consideró bebedor o bebedora a quien ingirió alcohol regularmente por más de un año.

En cuanto al número de factores presentes, el rango fue de 0 a 7 en un mismo paciente, con un promedio del total en la población de 2,72 factores. El grupo de pacientes con cáncer promedió los 4,32 factores acumulados, mientras que el promedio para el grupo control fue de 1,87.

La publicación científica
La investigación “Chronic mechanical irritation enhances the effect of tobacco and alcohol on the risk of oral squamous cell carcinoma: a case-control study in Argentina” fue publicada por la revista Clinical Oral Investigations en junio de 2022. Se trata de una de las revistas científicas más prestigiosas a nivel mundial en materia de investigaciones orales.
Un referente de la OMS en el equipo de la UNC
Uno de los coautores de este trabajo, el esrilanqués Saman Warnakulasuriya, es director del WHO Collaborating Centre for Oral Cancer/Precancer de la Organización Mundial de la Salud. El grupo de la Facultad de Odontología se acercó a Samán en 2013, durante un congreso internacional. En ese momento, el funcionario de la OMS ya conocía su trabajo, pero disentía sobre los resultados por la escasez de pruebas. Tiempo después, con la evidencia obtenida, decidió sumarse al equipo.
Cómo sacar turno para las consultas gratuitas de la Facultad de Odontología
En el caso del cáncer bucal, la prevención es un factor decisivo en la cura. La ventaja frente a otros tipos de afección oncológica es que puede detectarse mediante una simple revisión visual y eso posibilita iniciar su tratamiento a la brevedad. En esa línea, la Facultad de Odontología de la UNC ofrece consultas y diagnósticos gratuitos. Los turnos se solicitan a través del portal www.odo.unc.edu.ar/pacientes
El equipo de investigación
  • Facultad de Odontología de la UNC | Eduardo David Piemonte, Jerónimo Pablo Lazos, Gerardo Marcelo Gilligan, René Luis Panico.
  • Hospital Alemán de Buenos Aires | Laura Cecilia Werner.
  • Instituto Nacional de Investigaciones de Cáncer de Taiwán | Yi‑Hsin Yang
  • Facultad de Odontología y Ciencias Craneofaciales del King’s College London | Saman Warnakulasuriya