Herramientas Personales

Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

El tercer trimestre: período sensible

En estudios realizados en modelos animales se ha observado que el alcohol tiene consecuencias nocivas para el feto durante todo el embarazo, incluso en la lactancia. Pero se ha demostrado que el último trimestre es una etapa sumamente sensible a sus efectos.

Acciones de Documento

Las conclusiones halladas por los científicos de la UNC y el Conicet se refieren específicamente a los casos en que la madre gestante realizó una única ingesta importante de alcohol entre el séptimo y noveno mes de embarazo. “Un atracón agudo dado en el último trimestre es suficiente para provocar muerte neuronal en todo el cerebro y provocar alteraciones en la conducta de las crías. Es muy crítico por sus efectos a largo plazo ”, explica Verónica Balaszczuk.

Si bien numerosos estudios demuestran que la exposición al alcohol durante el embarazo tiene efectos nocivos para el desarrollo del feto (deteriora la memoria, la atención y otros), dichas investigaciones se basan en un consumo crónico y sostenido durante todo el período de gestación, es decir, pequeñas ingestas administradas en el tiempo. Pero hasta ahora, se desconocía qué efectos tenía una única ingesta puntual y aguda ocurrida en el último trimestre.

¿Por qué es importante investigar el tema? "Muchas mujeres incrementan el consumo de alcohol hacia el final de su embarazo, creyendo que resulta menos dañino para el bebé porque está más desarrollado. Eso no es real, siempre es una droga peligrosa; se ha demostrado incluso que se trata de una etapa sumamente sensible a sus efectos”, explica Balaszczuk.

En esa línea, apunta que la ingesta puntual y aguda "se observa con frecuencia e incluso existen registros oficiales en Santa Fe y Buenos Aires, por ejemplo". La intención es "desterrar cierta creencia equivocadoa sobre la supuesta 'menor peligrosidad' del consumo durante ese período y concientizar sobre los riesgos que conlleva", completa.

Herramientas Personales