Herramientas Personales

Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Usted está aquí: Inicio / 2017 / Septiembre / Abre sus puertas el centro de interpretación científica "La Plaza Cielo y Tierra" / Cómo se gestó el proyecto | Por Daniel Barraco*

Cómo se gestó el proyecto | Por Daniel Barraco*

Hacia 1995, comenzamos con Fernando Suárez Boedo a realizar trabajos de divulgación para diversos medios gráficos, en particular La voz del Interior, así como conferencias y notas radiales. Fernando tenía más experiencia en esta área de divulgación, pero así y todo publicamos muchos artículos e incluso ganamos un premio al periodismo científico. Luego de varios años, no pude seguir el ritmo que él le imprimió a esta labor, aunque ocasionalmente continué escribiendo algún texto.

Acciones de Documento

Posteriormente, Guillermo Goldes comenzó a trabajar en divulgación. Los tres intercambiábamos impresiones y nos ayudábamos en lo que podíamos. Lamentablemente, Fernando falleció muy joven. Quedamos solos con Guillermo, quien comenzaba a armar lo que sería el museo del Observatorio Astronómico de Córdoba.

Durante mi gestión como decano de la Facultad de Matemática, Astronomía, Física y Computación (Famaf), entre 2005 y 2011, invité a Guillermo para que se hiciera cargo del área de divulgación. Por entonces, él comentó la posibilidad de tramitar la donación del instrumento del planetario de la Ville de Nantes (Francia). Lo alenté para que lo hiciéramos y luego de muchos trámites y tiempo, el instrumento llegó a la Famaf.

Ahora necesitábamos un espacio. Comenzamos a buscar financiamiento y a solicitar el apoyo de la prensa. Recibimos un fuerte respaldo de La voz del Interior, en la persona de Juan Carlos Carranza.

Recién hacia finales de 2010, conseguimos los fondos para construir un edificio para el planetario de la Facultad, y publiqué esta novedad en La voz del Interior.

Ese artículo logró que el entonces gobernador de la provincia de Córdoba, Juan Schiaretti, se interesara en el proyecto y nos ofreciera llevarlo adelante conjuntamente en el predio donde estaría el Parque de las Tejas. La respuesta no se hizo esperar.

Después, le sugerí a Tulio del Bono, ministro de Ciencia y Tecnología provincial por aquellos años, y quien se convirtió en  nuestro interlocutor para este proyecto, que lleváramos adelante un viejo sueño que teníamos varios miembros de la comunidad científica: montar un parque temático.

El gobernador brindó todo su apoyo: el dinero para la obra civil, al igual que el terreno, lo aportaría la Provincia; mientras que el Planetario donado desde Francia, junto con otros instrumentos para divulgación de la ciencia, serían aportados por la UNC, utilizando los fondos que habían reunido para la construcción del edificio del Planetario de la Famaf.

Todo esto dio lugar a un convenio, primero entre el Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Provincia de Córdoba con la Famaf –que me tocó firmar como Decano– y, posteriormente, a otro convenio entre el Gobierno de la provincia de Córdoba y la UNC.

Lamentablemente, Schiaretti terminó su periodo antes de que se finalizara el edificio del parque temático, y en el periodo siguiente de gobierno, la obra no se concluyó. Cuando Schiaretti asumió nuevamente en el Ejecutivo provincial, se retomaron los trabajos que llevaron a concluir el proyecto que hoy, 11 de septiembre, dejamos inaugurado.

* Daniel Barraco es profesor en la Facultad de Matemática, Astronomía, Física y Computación de la UNC. En esa unidad académica, se desempeñó como Decano entre 2005 y 2011. Es investigador del Conicet, director del Laboratorio de Energías Sustentables de la UNC y coordinador del proyecto de desarrollo de Baterías de Ion Litio Argentinas.
Fue director de de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae) de Argentina, entre 2001 y 2007 y, actualmente, continúa como asesor del directorio de esa institución. 
Herramientas Personales