Herramientas Personales

Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Usted está aquí: Inicio / 2014 / Diciembre / La ciencia en escena / El origen del género

El origen del género

Si bien el abordaje de la ciencia en el teatro es un tema poco recurrente, existen algunos ejemplos a destacar que no solo trabajaron esta temática sino que también contaron con el apoyo del público en diferentes países.

Acciones de Documento

El origen del género científico como tema teatral arrancó en la década de 1940 y alcanzó su máximo esplendor en los años 70, momento histórico en que se produjeron descubrimientos trascendentales en la física, mientra que la química estaba en plena actividad una vez consolidada como ciencia.

Un claro ejemplo es la obra “Vida de Galileo”, drama de catorce escenas y con epílogo, de Bertolt Brecht, autor innovador del teatro. Escrita entre 1937 y 1939, fue estrenada en Zúrich en 1943. La base argumental es la experiencia vital del padre de la física moderna, que negó el sistema aristotélico y ptolemaico, confirmando que la Tierra gira alrededor del Sol –anulando el papel del cielo–  y que eventualmente tuvo que retractarse por la presión de la Iglesia.

“Los Físicos” (1962) es otro ejemplo de una puesta teatral que buscó expresar la responsabilidad del científico ante la sociedad. Escrita por el suizo Friedrich Dürrenmatt, es una comedia negra del absurdo, parábola de la guerra fría, que plantea la responsabilidad del científico con sus descubrimientos, trasladando al poder y a la sociedad la decisión sobre el uso peligroso de los mismos.

También puede citarse “El caso Oppenheimer”, de Heinar Kipphardt, una muestra de teatro/documento que se escenificó por primera vez en 1964 y que expresa la disyuntiva moral de los hombres de ciencia y sus conflictivas relaciones con el poder. “Oxígeno”, de Roald Hoffmann y Carl Djerassi (padre de la píldora anticonceptiva) es otro ejemplo del género. El argumento de esta última gira en torno a la hipotética concesión del Premio Nobel de Química retrospectivo por una sola vez. Esta obra se representó con éxito en Estados Unidos, en 2001, y posteriormente en Alemania, Italia y Gran Bretaña.

En 1998, cuando el teatro científico parecía decaer, se estrenó en Londres “Copenhague”, del dramaturgo y periodista inglés Michael Frayn. Su espectacular éxito revitalizó el género. La obra reconstruye el supuesto encuentro entre los físicos Niels Bohr y Werner Heisenberg, y su diálogo e intercambio de ideas en el transcurso de la Segunda Guerra Mundial. Se mantuvo dos años en cartel con muy buenas críticas y la anuencia del público.

El estreno de “Copenhague” en idioma español tuvo lugar en Buenos Aires, el 12 de abril de 2002, en el Teatro General San Martín bajo la dirección de Carlos Gandolfo. Estuvo cuatro años consecutivos en cartel a sala llena y es considerado uno de los grandes éxitos de la historia de ese teatro.
 

Herramientas Personales